viernes, 19 de noviembre de 2010

La hiel de la derrota

La mezquina hiel de la derrota 
se deshace entre las manos,
deja atrás el calor de aquellos días de verano,
en que los triunfos daban luces alardeando.

Un presente avejentado 
que agoniza entre esperanzas 
de un futuro que arrasado, 
deja escombros y añoranzas. 

El aliento que se agota,
la felicidad ya no palpita,
la razón se desmorona,
y mi alma se marchita. 

Poco duró la sonrisa,
fue efímera, 
escurridiza, 
se esfumó ante mis ojos,
se desmoronó ante mis versos,
y ahora forma parte de los pálidos recuerdos.

1 comentario:

  1. La hiel de la derrota, dulce se me haría, si la sufro en tus brazos!

    ResponderEliminar