martes, 12 de julio de 2011

Ese misterio de no perderme

Cuán inconforme se queda el alma
cuando se embarca, y en sus navíos
carga esperanzas, sueños, bonanzas ...
el tiempo cambia,
la lluvia ataca
y en la tormenta un día naufraga.

No duelen muertes inexistentes,
sobrevivientes siempre aparecen
todos los sueños,
cada esperanza,
y a flote quedan siempre bonanzas

No muere el alma, no está perdida,
pero en la mar una vez mas
sola se encuentra,
fría dolida y algo aturdida.

Y aunque naufrague una y mil veces,
sigo con mi alma,
queriendo sin conocerle,
extrañándole sin tenerle,
esperando a que se quede
y resuelva al fin! ese misterio de no perderme!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada